Introducción

La Electrónica y los Sistemas Agroalimentarios

En la actual producción de alimentos, la creciente “industrialización de la agricultura” se proyecta sobre estos bienes de capital materializándose en innovaciones tecnológicas continuas que se traducen en aumentos en la productividad. De esta manera, la dinámica expansiva de los principales cultivos de nuestro país ha sostenido ciclos de fuertes demandas de estos bienes de capital volviendo atractiva la inversión en este sector industrial.

La irrupción de la electrónica en los sistemas agroalimentarios marca un punto de partida hacia nuevos desarrollos y aplicaciones, tanto en el ámbito productivo como en la investigación. Los avances tecnológicos se evidencian prácticamente en todo el sector, destacándose la maquinaria agrícola, los sistemas de calidad y trazabilidad, la comercialización, entre otros. El Instituto de Ingeniería Rural cuenta con un Laboratorio de Electrónica totalmente equipado, con recursos humanos altamente calificados que brindan la capacidad para generar diversos desarrollos de nuevas tecnologías, atendiendo las necesidades del sector. Este Instituto se ha caracterizado por adaptarse permanentemente al cambio y adecuar sus capacidades humanas y físicas para atender los nuevos requerimientos del sector agroindustrial y de los organismos de ciencia y técnica vinculados a su campo de acción. 

                       

 

Nuevo paradigma tecno-productivo

La difusión del uso y aplicación de las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TICs) en las principales esferas de la vida humana y el impacto positivo que ha traído consigo, son hechos ampliamente reconocidos a nivel mundial. En términos económicos, este conjunto de innovaciones tecnológicas, que incluyen la informática, las telecomunicaciones y la electrónica, forma parte un nuevo paradigma tecno-productivo basado en actividades intensivas en conocimiento, en el que comparten vanguardia con otros sectores de punta como biotecnología, nanotecnología, nuevos materiales, etc., y que está incidiendo en la actividad económica de forma tal que ya ha generado cambios en la concepción sobre las formas de organización del trabajo y en los mismos parámetros de la eficiencia productiva (Albornoz, 2006)

El sector agroalimentario es uno de esos campos en los cuales las TICs como tecnologías de impacto horizontal están abriéndose paso, aunque no a la velocidad y la intensidad con que han avanzado en otros espacios. El sector agropecuario es objeto de especial atención en cuanto a la incorporación de tecnologías avanzadas, dadas las exigencias cada vez mayores de producción, diversidad y calidad de los productos, así como de la presentación de los mismos.

Actualmente se registra una creciente necesidad de documentar los procesos de producción. Esta documentación requiere de información detallada de cada proceso de trabajo (Steinberger et al., 2006). Así, la transmisión de información sobre el estado de la máquina y del lote se realiza en tiempo real; también datos tales como la velocidad, posición, alarmas, entre otros, que son necesarios para la gestión de tareas y la trazabilidad de los procesos, pueden ser transmitidos con esta tecnología (Rothmund et al., 2003). Las redes inalámbricas pueden ser concebidas para conectar varios equipos agrícolas y así facilitar la toma de decisiones o la corrección de errores en la operación en tiempo real (Chanet et al., 2006). Con el fin de lograr este objetivo hay varias tecnologías de comunicación que pueden utilizarse: tecnologías satelitales, la telefonía celular, y dispositivos de radio frecuencia (RF) con protocolos propietarios o estandar.

Por otro lado, cabe destacar que las tecnologías inalámbricas, en cualquiera de sus versiones, representan una tendencia natural que busca la flexibilidad con la eliminación del costoso cableado y posibilita una gama totalmente de aplicaciones, principalmente en el sector agropecuario.

                       

 

La electrónica en el agro

La Ingeniería electrónica se ha convertido en un campo de alta tecnología con gran relevancia en todo el mundo  respecto a la alimentación, las energías alternativas y la sustentabilidad ambiental. El uso de técnicas de precisión junto con sistemas robotizados mejora el manejo de suelos y cultivos. Además, estos sistemas hacen uso del procesamiento de grandes volúmenes de información para la toma de decisiones, con lo cual se puede minimizar el uso de productos agroquímicos mientras se asegura un control efectivo de plagas, malezas y enfermedades, a la vez de suministran una cantidad adecuada de nutrientes a los cultivos.

Algunos de los cambios sustanciales ocurridos en las últimas décadas en el sector vinculados a la electrónica, incluyen la incorporación de la agricultura de precisión –como una innovación de tipo agronómica- a lo que se suman el uso difundido de la electrónica y las Tecnologías de la Comunicación e Información. Esta conjunción facilita la obtención de información en tiempo real, permitiendo la corrección  en las labores agrícolas en el momento que están siendo realizadas. Las mejoras en la agricultura de precisión, las comunicaciones e Internet hacen posibles aplicaciones que no se consideraban viables hace unos años.

Se espera que la incorporación de innovaciones agronómicas, guiadas por el manejo de ambientes en conjunto con las telecomunicaciones, sea el motor de crecimiento de la productividad, mientras que los otros factores afecten de forma positiva, pero en menor magnitud. Este mismo patrón se proyecta sobre todos los cultivos en Argentina; se trata de una necesidad que trasciende los cultivos principales de la zona núcleo y se extiende hacia todos los cultivos regionales e incluso a las actividades vinculadas con la ganadería y la agroindustria en general. 

Según Albornoz (2006), pueden identificarse tres áreas de aplicación de la electrónica en el agro: la Agricultura de Precisión (AP), la biotecnología moderna (aplicada), y la trazabilidad, tanto animal como vegetal.

                     

 

Agricultura de precisión: además de una tecnología de producción agrícola, constituye un concepto nuevo e integral acerca de la gestión productiva, que implica la utilización de las nuevas tecnologías de información para la toma de decisiones de manejo, técnica, económica y ambientalmente adecuadas para la producción agrícola, combinadas con una serie de dispositivos electrónicos y con maquinarias y herramientas agrícolas de avanzada. La utilidad de la AP se afirma sobre tres pilares: por un lado, la intensificación del rendimiento de los campos; por otro lado, la búsqueda de sustentabilidad ambiental; en tercer lugar, el reconocimiento y manejo inteligente de la heterogeneidad ecológica de los suelos.

Biotecnología moderna aplicada: involucra cualquier tipo de técnica que utilice organismos vivos o sustancias de esos organismos para crear o transformar un determinado producto, mejorar las plantas o  animales o crear microorganismos para usos específicos. En particular, la biotecnología moderna consiste en un nuevo conjunto de técnicas que implican la intervención y el mejoramiento genético de especies animales y vegetales, con diferentes aplicaciones posibles, a través de la introducción de genes que confieren características potencialmente útiles a dichos organismos. Los principales elementos que componen la biotecnología moderna son: la genómica –la clasificación molecular de las especies-; la bioinformática, que supone la recopilación de datos de análisis genómicos en forma accesible; el mejoramiento genético molecular, que es la identificación y evaluación de características deseables para determinados organismos; y el diagnóstico de agentes patógenos, lo que implica mejorar las tecnologías de vacunación, a través del uso de métodos modernos de inmunización que se utilizan para preparar vacunas de ADN recombinante que ayudan a optimizar el control de enfermedades.

Trazabilidad: es un sistema de gestión productiva que permite realizar el seguimiento de un bien desde su origen hasta el destinatario final. Consiste en la integración sistémica y longitudinal de la información surgida de la evolución los productos a lo largo de los distintos eslabones de la cadena de valor, para poder construir la evolución individual de cada uno de los bienes. En la actualidad, sin embargo, la trazabilidad tiene dos significados paralelos: por un lado, se trata de una tecnología de proceso que introduce una concepción integral de la gestión de la cadena de valor agroalimentaria, y que puede aplicarse a muchos tipos de producción agroalimentaria, tanto de origen agrícola como ganadera. Al mismo tiempo aparece en cada vez más países como un requisito legal obligatorio para poder introducir productos en los mercados alimenticios. Además, en la medida en que su funcionamiento requiere una alta coordinación entre los diferentes agentes de la cadena, depende también de las propias regulaciones que la imponen como requisito para comercializar, y de la capacidad y voluntad del Estado de hacer cumplir esas regulaciones. Ahora bien, aún en los mercados y sectores en los que no es obligatoria, la trazabilidad incide sobre la diferenciación comercial del bien final en tanto genera sobre éste un valor agregado como producto trazado.

 

Bibliografía

Albornoz, I. (2006a) “Informática para el sector agrícola y ganadero en la Región Pampeana”. Universidad de General Sarmiento, diciembre 2006, Buenos Aires.

Albornoz, I. (2006b) “Software para el sector agropecuario”. Universidad de General Sarmiento, diciembre 2006, Buenos Aires.

Baum, G. y Artopoulos, A. (Coords.) (2009) Libro blanco de la prospectiva TIC. Proyecto 2020. Secretaría de Planeamiento y Políticas, Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva. Editado por Artes Gráficas Papiros, Buenos Aires.

Chanet, J. P.; Boffety, D.; Andre, G.; Vigier, F. (2006) “Ad hoc network for agriculture: irrigation management”. Proceedings 2006. CIGR World Congress. Agricultural Engineering for a Better World, Bonn, Germany.

Rothmund, M.; Demmel, M. y Auernhammer, H. (2003) “Methods and service of data processing for data logged by automatic process data acquisition system. Management and technology applications to empower agriculture and agro food sistems”. XXX CIOSTA CIGR, V Congress Proceedings, September 22-44, 3004, Turin Italy, vol, 2, pp 713-721, ISBN: 8888854096.

Steinberger, G.; Rothmund, M.; Auernhammer, H. (2006) “Agricultural Process Data Service (APDS)”. Proceedings 2006. CIGR World Congress. Agricultural Engineering for a Better World, Bonn, Germany.